Que suerte tienen algunos curas, que hasta en época de crisis viven como dios en el centro de las ciudades, y sin hipoteca. Incluso normalmente con el servicio esmerado de alguna buena cristiana voluntaria.

En este caso fotografio la entra en la iglesía, a la que supongo que es la casa del cura. Con una buena verja no vaya a ser que alguna criatura de dios quiera entrar a la casa del pueblo a robarle. Porque una cosa es el voto de pobreza y otra ser gilipollas.

Donde trabajo también hay un edificio enorme en el centro de la ciudad, en el que vivirán una docena de monjas de la tercera edad, y alguna negrita importada. Tienen unos jardines que parecen los de un palacio. Y yo en mi casa no tengo sitio ni para una planta en un balcón inexistente.

En fin más les vale a algun@s, que se arrepientan de todo en el último momento. Porque, como diría Forrest Gump; cuando coges el ascensor, no sabes si te va a tocar uno que sube o uno que baja.

Datos exif

  • model: Canon EOS 60D
  • exposureTime: 0.100 s (1/10) (1/10)
  • fnumber: f/4.0
  • isoEquiv: 1600
  • DateTime: 2012:05:28 22:11:35
  • meteringMode: matrix
  • flashUsed: No
  • focalLength: 25.00 (25/1)
  • exposureMode: Auto Exposure
  • No hay comentarios

    Deja un comentario

    *